lunes, 10 de septiembre de 2012

Cómo limpiar tus brochas

¡Hola a tod@s de nuevo!

Esta entrada está inspirada por uno de los comentarios que recibimos en una entrada anterior, así que quiero animaros a que sigáis comentándonos vuestras inquietudes y preguntas que estaremos gustosas de darles respuesta ^^

En primer lugar, es muy importante mantener limpias e higienizadas nuestras brochas por tres motivos. El primero es quizás el más obvio: no mezclar, manchar y/o contaminar los productos a los que daremos más uso. El segundo está relacionado con el primero: si empleamos una brocha usada, los residuos de usos anteriores se adherirán en el nuevo look que estemos creando por lo que el color será menos puro. Y el tercero es el más importante: si no mantenemos limpias nuestras brochas estaremos frotando nuestra cara constantemente con una herramienta llena de suciedad, restos de maquillaje e, incluso, microbios y bacterias. Por todo ello, se debe limpiar regularmente nuestras brochas, siempre después de utilizarlas.

Hay distintas formas y productos para limpiar las brochas. Las marcas cosméticas están sacando una gran variedad de productos con este fin en formatos muy variados, normalmente en spray, líquido o jabón. Realmente, no es necesario comprar un producto especializado para limpiar las brochas, por lo que su adquisición dependará del gusto de cada un@... Si no se opta por la compra de uno de estos productos, tenemos una "receta casera" que nos pueden ir igualmente bien:

Aplicamos en un platito (o en la palma de la mano) una gota de jabón neutro. Después, frotaremos suavemente la brocha en el jabón, cuidando no deformarla para hacer un pelín de espumilla y aclaramos con agua. Es muy importante que el agua no entre en la virola para que no se estropée el pegamento que mantiene los pelos de la brocha, por lo que la opción más segura es meter la puntita de la brocha bajo la corriente de agua (de baja intensidad) e ir frotándola con el dorso de la mano lentamente para eliminar los restos de jabón.

Podemos emplear jabón neutro, jabón de bebés (que es más suave) o jabón desinfectante/antibacteriano (esta última opción es la más adecuada). Normalmente se recomienda añadir aceite de oliva (o limpiar sólo con aceite de oliva) para las brochas de pelo natural mientras que el jabón se reserva para las brochas de pelo sintético.

Por último, y para el mejor mantenimiento de nuestras brochas, secaremos el exceso de agua apoyando la brocha en papel toalla para que absorva la humedad, y dejaremos las brochas en posición vertical, con el pelo hacia abajo, protegidas con un brush guard para conservar su forma. He de decir que recomiento utilizar brush guard auténticos (los hay de distintos tamaños) y no las mallas para cables que se emplean en informática, pues éstos últimos suelen deshacerse en las puntas y combarse hacia fuera por lo que no cumplen bien con la función...

Imagen obtenida en beautyponder

En fin, eso es todo. Espero haber resuleto todas vuestras dudas :)

¡Hasta la siguiente entrada!

1 comentarios:

NuBeazul dijo...

Una información muy completa y útil!! ^_^

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que hayas disfrutado el tiempo que has pasado en este pequeño rinconcito de la web, y que hayas encontrado aquello que buscabas, ya sea información, conocimientos, tutoriales, etc...

Este proyecto es grande y esperamos que nuestros esfuerzos y dedicación se traduzcan en un espacio de interés para ti, lector, y en un punto de encuentro para todas aquellas personas que, como nosotras, estén interesadas en la belleza y sus distintas formas de expresión.

Esperamos crecer contigo, y por ello agradeceríamos cualquier aportación, sugerencia, crítica o simple apoyo y apreciación.

¡Nos alegra que estés aquí!